Archivo de la etiqueta: neuronas

¡A cantar que son dos días! (2.ª Parte)

Como los beneficios de cantar son tantísimos y tan variados, hemos considerado adecuado dividir la entrada en dos partes. En esta segunda parte hablaremos de neurociencia y de otros muchos beneficios más.

El canto y el cerebro

Ya hoy en día nadie duda del poder de la música en nuestro cerebro. El canto supone un paso más, una actividad de altísima complejidad neurológica debido al procesamiento que implica la coordinación de todos los sistemas involucrados tanto desde un punto de vista motor como cognitivo. No nos cansaremos de decir que en el acto de cantar es necesaria la perfecta coordinación de los sistemas respiratorio, fonador y articulador, pero no solo eso, también hemos mencionado la necesidad de cantar en otros idiomas, la introducción de una coreografía, los movimientos escénicos o la interpretación de un mensaje. Demasiados parámetros para coordinar. Por eso la neurociencia ha comenzado a interesarse en el procesamiento cerebral de la música y del canto y ha encontrado resultados muy interesantes.

  • Cantar tiene el potencial para ayudar en el tratamiento de anomalías del habla como el tartamudeo que afecta a la fluidez del habla. El canto reduce de manera significativa la frecuencia de tartamudeo (Davidow, Bothe, Andreatta y Ye, 2009) y la entonación de las palabras o frases facilitan la producción del habla en los afásicos (Norton et al., 2009).
  • En el caso de personas sanas, aquellas que cantan tienen una mayor cantidad de conexiones entre las distintas áreas del cerebro que las que no cantan. Cantar combina música y palabras, las palabras son una actividad del hemisferio izquierdo mientras que el control del tono y la melodía lo es del derecho. El canto serviría, por tanto, para reconectar conexiones dañadas (Patel, 2008).
  • El entrenamiento en una actividad nueva como puede ser el hecho de aprender a cantar mejora la llamada plasticidad que es la capacidad de un sistema para cambiar la estructura y el funcionamiento como reacción a los cambios en el entorno. La neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para recuperarse y es la base de la llamada neurogénesis que consiste en el nacimiento de nuevas neuronas a partir de un tipo especial de células, las gliales, teoría aún está en período de prueba. En la siguiente imagen se muestra un perfecto ejemplo de neuroplasticidad, cómo mediante el proceso de aprendizaje y entrenamiento, se crean nuevas redes neuronales.

Fuente: https://www.cognifit.com/es/plasticidad-cerebral

  • Neuroquímicamente, el canto ayuda a aumentar los niveles de serotonina, la hormona que regula los estados de ánimo, a reducir la agresividad y a regular el ciclo del sueño. También produce un incremento de los niveles de oxitocina que es la hormona llamada “del amor” y que a su vez, ayuda a reducir los niveles de cortisol (la hormona del estrés), la ansiedad y la presión arterial. Además contribuye a liberar dopamina, que tiene un papel muy importante en la función motora.

El canto es mucho, mucho más

Pero, sobre todo, el canto afecta de manera sorprendente a diferentes sistemas :

  • El canto fortalece el sistema inmune. Científicos de la universidad de Frankfurt hicieron exámenes de sangre y saliva de un grupo de personas antes y después de practicar canto y antes y después de escucharlo. Los voluntarios eran miembros de un coro y realizaron un ensayo de 60 minutos una semana y la siguiente semana escucharon la pieza ensayada en un CD. Descubrieron que las concentraciones de inmunoglobulina A (proteína del sistema inmune que funciona como anticuerpos) y la hidrocortisona (hormona anti-estrés) se elevaron significativamente durante la práctica del canto, pero no hubo cambios en la composición sanguínea durante la escucha. La conclusión a la que llegaron fue que el canto no solo fortalece el sistema inmune sino que mejora de forma notable el humor en general del intérprete (Kreutz et al., 2003).
  • El sáculo y el utrículo forman parte del sistema vestibular, el encargado de la conservación del equilibrio. El sáculo regula el equilibrio estático y el utrículo el dinámico. Pues bien, se ha comprobado que el sistema vestibular es muy sensible a las vibraciones de baja frecuencia. El sistema vestibular ha respondido a frecuencias de unos 300 Hz de media y, además, a intensidades altas, por encima de 90 dB, cuando la laringe puede producir hasta unos 130 dB  (Todd et al., 2009). La conclusión que se deriva de esto es que el canto puede ayudar a mejorar los problemas de equilibrio.

Fuente: https://spd3eso-elsistemaauditivo.wikispaces.com/Utrículo+y+sáculo

  • El canto grupal produce una sincronización de los patrones cardíacos y respiratorios. La sincronía es mayor cuando el canto es unísono y es menor cuando se canta a varias voces (Müller y Lindenberger, 2011). Este hecho parece beneficiar a largo plazo a la tensión arterial.

Así que ya tenemos la excusa perfecta: ¡Más vale cantar que curar!

 

Enlaces de interés:

Para saber más…

  • Davidow, J.H. Bothe, A.K. Andreatta, R.D. Ye, J. (2009): Measurement of phonated intervals during for fluency-inducing conditions. Journal Speech and Language Hearing Research, 52:188–205.
  • Kreutz, G., Bongard, S., Rohrmann, S., Grebe, D., Bastian, H. G., & Hodapp, V. (2003, September). Does singing provide health benefits. In Proceedings of the 5th Triennial ESCOM Conference (pp. 8-13). Hanover, Germany: Hanover University of Music and Drama.
  • Müller, V., & Lindenberger, U. (2011). Cardiac and respiratory patterns synchronize between persons during choir singing. PloS one, 6(9), e24893.
  • Norton A, Zipse L, Marchina S, Schlaug G. Melodic intonation therapy: How it is done and why it might work. Annals of New York Academy of Sciences. 2009;1169:431–436.
  • Patel, A.D. (2008). Music, Language, and the Brain. New York: Oxford Univ. Press.
  • Todd, N. P., Rosengren, S. M., & Colebatch, J. G. (2009). A utricular origin of frequency tuning to low-frequency vibration in the human vestibular system?. Neuroscience letters, 451(3), 175-180.

 

Publicado por Pilar Lirio, mayo 2017.