La seducción no sicalíptica I: la publicidad

En nuestra sociedad lo más frecuente es asociar la palabra seducción a una idea de contenido sexual. Las entradas de nuestro blog, en ocasiones, se han dedicado a las connotaciones seductoras de la voz (por ejemplo aquí, aquí o aquí).

Sin embargo, ¿es posible usar la voz para seducir sin tener en mente un objetivo no sexual?

La RAE nos ofrece tres acepciones para la palabra seducir. Curiosamente, solo una tiene contenido sexual:

  1. Persuadir a alguien con argucias o halagos para algo, frecuentemente malo.
  2. Atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de él una relación sexual.
  3. Embargar o cautivar el ánimo a alguien.

En general, estos tres significados se han mantenido estables a lo largo de la historia pero en distintas épocas otra acepciones han aparecido y desaparecido de los diccionarios. Por ejemplo, en 1855 aparece como significado: Deshonrar a una mujer, con especialidad si es virgen. Encantar, arrebatar, llenar de ilusiones. Y desde 1884 hasta 1925 una de las acepciones es: ejercer irresistible influencia en el ánimo por medio de atractivo físico y moral.

Etimológicamente no se sostiene el uso de la palabra “seducir” con connotaciones exclusivamente sexuales. Seducir viene del latín, del prefijo se- que es un prefijo de separación y -ducere que significa guiar. Significaría conducir a alguien a otra parte, separarlo del resto.

De todo lo anterior se desprende que la seducción consiste en la persuasión, usando cualquier tipo de artimaña, para conseguir cualquier tipo de fin, sexual o no. Es decir, conseguir que una persona cambie el comportamiento o la actitud con respecto a algo o a alguien más.

Así que, ¿qué ámbitos utilizan la voz de manera seductora sin connotaciones sexuales?

La voz y la publicidad

Si pensamos en la acepción de cautivar el ánimo, las posibilidades seductoras alcanzan límites insospechados. ¿Qué nos puede cautivar el ánimo y para qué? Una de las primeras cosas que se nos viene a la cabeza es la publicidad. La publicidad es una disciplina especialista en cautivar y persuadir para alcanzar sus objetivos que en su mayoría suelen ser la venta de un producto. La venta de un producto, la convicción sobre una idea, la fiabilidad de una persona, del prestigio de algo o alguien. El objetivo es que nos enamoremos de lo que ellos quieran y son auténticos expertos en conseguirlo.

La actitud del espectador de la publicidad se construye dependiendo del medio en el que vaya a ser emitida la publicidad. Los expertos recurren a formas, colores, olores, imágenes que nos seduzcan perceptivamente… Y, por supuesto, también recurren a la voz. Evidentemente, la voz no resulta importante en un anuncio fotográfico, pero resulta muy importante en uno audiovisual y es esencial en uno destinado a la radio.

Escuchemos estos dos anuncios en español y en inglés. Ambos son anuncios de una marca de helados muy conocida. El primer anuncio tiene por protagonista una voz femenina:

Mismo producto, distinta voz, en esta ocasión una voz masculina:

¿Qué características comunes podemos encontrar en ambos? ¿Lentitud en la velocidad de elocución? ¿Frecuencia fundamental baja? ¿Intensidad vocal moderada, incluso suave?

Las voces graves son asociadas con dominancia y con autoridad (Ohala, 1983). Por eso son utilizadas en publicidad dependiendo del mensaje que se quiera transmitir. Tanto en los anuncios en inglés como en español son más comunes las voces masculinas graves a las femeninas graves (Pennock-Speck y del Saz Rubio, 2009).

Las voces aéreas son percibidas como sensuales ya que simula los cambios producidos en la mucosa laríngea al producirse la excitación sexual (Laver, 1975). Voces graves y aéreas, perfectas en los anuncios de perfumes.

Y como la publicidad busca rasgos diferentes dependiendo del producto que deseen, si lo que quieren vendernos es, por ejemplo, una crema facial que nos rejuvenezca o productos de higiene íntima, la voz aparenta ser de una mujer joven (Pennock-Speck y del Saz Rubio, 2009). La frecuencia fundamental es más alta y la velocidad de elocución es mayor. Una mujer con el tono más agudo se suele percibir como más atractiva mientras que con el tono más grave, más dominante (Borkowska y Pawlowski, 2011).

Pero los adultos no son los únicos destinatarios de la publicidad. También los pequeños de la casa encuentran su porción de publicidad destinada a ellos. En ocasiones los anuncios son relatados por personas adultas, otras veces, por voces infantiles.

En los anuncios locutados para niños, la voz elige una velocidad de elocución y una frecuencia fundamental altas. Puede ser una aplicación del habla dirigida a los niños si los anuncios están dirigidos a menores de 5 años (véase nuestra última entrada aquí) Pero, ¿qué sucede si los anuncios están dirigidos a niños de edad superior. ¿Puede ser que en estos casos lo que se busque la identificación del locutor con la edad del niño a través del habla y de la voz teniendo en cuenta que parece ser que a los niños resulta más efectivo usar la voz de niño para venderles artículos y para las niñas  es más efectiva la voz de niña (Johnson y Young, 2002)?

Nuestra próxima entrada estará dedicada a otro de los ámbitos en los que resulta muy conveniente contar con una voz seductora, la política.

Para saber más sobre la voz y la seducción:

Publicado por Pilar Lirio, febrero 2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.