Presbifonía (I): el problema

Uno de los aspectos menos conocidos del proceso de envejecimiento es la influencia que este tiene sobre nuestra voz. A la vez que el rostro va surcándose de arrugas, nuestra vista y nuestro oído se van deteriorando (presbicia y presbiacusia), nuestros huesos, articulaciones y cartílagos también envejecen al igual que nuestro cerebro y nuestra voz.

En puridad, desde que nacemos comenzamos a envejecer. Pero no se trata de hacer una disquisición filosófica sobre el sentido de la  vejez en esta entrada sino de hablar de lo que nos interesa: la voz y el envejecimiento.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define el envejecimiento desde un punto de vista biológico como “la consecuencia de la acumulación de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un aumento del riesgo de la enfermedad y finalmente, la muerte.”

Se considera que el proceso de envejecimiento comienza en torno a los 65 años, aunque eso no es completamente cierto porque, por ejemplo, la presbicia suele comenzar a partir de los 40 años.

¿Nunca habíamos pensado en que la voz puede delatar nuestra edad? Pues así es. De hecho se puede hacer la prueba e intentar imitar la voz de una persona mayor como hacen los actores. ¿A que tiene unas características propias que podemos percibir como la lentitud, la ronquera, el escape de aire o el temblor?

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=wzRCCI0kCeE

Pues eso que no conocíamos se llama presbifonía y es algo más importante de lo que parece. Los síntomas son: poca proyección vocal, acortamiento de los tiempos fonatorios y ronquera. Como consecuencia, se encuentra mucha dificultad en hacerse oír en un ambiente ruidoso y eso influye en la calidad de vida del anciano porque son incapaces de comunicarse adecuadamente, lo cual aumenta el riesgo de aislamiento, al evitar cualquier tipo de situación social. E incluso puede ocurrir que el aspecto psicosocial del empeoramiento de la voz produce un estado depresivo en las personas mayores.

Los sistemas que tienen que ver con la producción vocal y que sufren alteraciones son: el neuronal, el hormonal, el auditivo, el respiratorio, el muscular y el óseo. Los cambios que se producen con la edad son los siguientes:

  • Neuronalmente, los ancianos presentan atrofia y degeneración de las neuronas y disminución de las fibras nerviosas, lo que provoca la pérdida de la intensidad de la voz y el temblor en la misma. Las órdenes motoras se ralentizan tanto en su emisión como en su recepción.
  • El sistema respiratorio muestra alteraciones muy importantes. Se observa atrofia de la musculatura respiratoria junto a la disminución de la elasticidad pulmonar. Eso contribuye a la reducción de la capacidad pulmonar siendo imposible la coordinación fonorrespiratoria óptima para la producción vocal, lo que provoca fatiga vocal.
  • La laringe sufre deterioros en la musculatura, los cartílagos, las articulaciones, los ligamentos y la superficie mucosa. Los exámenes laríngeos directos revelan una especie de “arqueamiento” de los pliegues vocales lo que impide el cierre completo y la videostroboscopia muestra una asimetría en la vibración con predominancia de la fase de apertura glótica (el cierre glótico no es completo), por eso hay gran cantidad de aire no sonoro presente en la vibración, y la cantidad de sonido y de proyección es pequeña en comparación. La amplitud de la vibración se disminuye  por la disminución de la capa lubricante de la mucosa. Los cartílagos sufren un proceso de calcificación y baja la producción de colágeno y elastina. Estos problemas afectan no solo al espacio laríngeo sino también a las cavidades de resonancia que muestran pérdida de elasticidad y lubricación.

Imagen donde se puede observar el “arqueamiento” de los pliegues vocales. Fuente: https://www.britishvoiceassociation.org.uk/voicecare_the-voice-and-ageing.htm

  • La musculatura esquelética va perdiendo masa al envejecer. Este proceso se denomina sarcopenia. Dicha pérdida de masa altera la musculatura de los labios, la lengua, el velo del paladar y la articulación temporomandibular, alterando la presión aérea oral, al preesntar menor control y pérdida de fuerza de la musculatura lingual, labial y velofaríngea. Los ancianos tienen problemas de rinofonía y de producir aquellos sonidos para los que es necesario un mayor grado de fuerza muscular como ocurre con las consonantes oclusivas (/p,t,k/).
  • Otros problemas que también afectan a la emisión de la voz y a la articulación son: la atrofia de glándulas salivares, la pérdida de piezas dentales y el deterioro auditivo que dificulta la percepción de la voz emitida y la recibida con la consiguiente alteración de los parámetros acústicos. También es preciso tener en cuenta la influencia de la medicación que las personas mayores suelen tomar y las posibles interacciones entre ellas. Los efectos secundarios son muy diversos, desde sequedad bucal y de la mucosa faríngea, ronquera, afonía, dolor de garganta, temblores, dolor de cabeza, cansancio, dolor abdominal, etc. (Abaza et al., 2007).

Desde un punto de vista acústico, hay diferencia entre las voces masculinas y las femeninas en cuanto a la frecuencia fundamental (F0) o tono de la voz. Las mujeres sufren una bajada importante, a veces hasta 75 Hz. Los cambios hormonales que se producen durante el proceso de la menopausia suelen ser los principales causantes de la bajada de la F0 en el caso de las voces femeninas (Cobeta et al., 2013: 193; Eichhorn et al., 2018). En cambio, en el caso de los hombres la voz va bajando paulatinamente hasta los 50 años aproximadamente momento en el cual comienza de nuevo a subir lentamente (Sataloff et al., 1997). Parece ser que a partir de los 50 años aproximadamente y según estos autores, comienza el proceso de presbifonía y es que vocalmente a partir de esa edad se inician los procesos de pérdida de la masa muscular y atrofia de los pliegues vocales y osificación de los cartílagos laríngeos.

En cuanto a otros parámetros acústicos de la voz, los formantes 1, 2, 3 y 4, que son los necesarios para la inteligibilidad de la voz, sufren los siguientes cambios: el F1 baja en ambos sexos aunque la bajada es más acusada en el caso de la voz femenina, mientras que los formantes superiores, F2, F3 y F4, no sufren variaciones tan acusadas (Eichhorn et al., 2018). Respecto a las medidas de perturbación de la voz, que produce la percepción de temblor, ronquera y afonía en las voces de los ancianos, los valores de jitter, shimmer y HNR aumentan sensiblemente con la edad.

A partir de los 60 años se puede decir que todos estos cambios se estabilizan y ya no hay empeoramiento ni en las medidas de perturbación ni en el F0, F1, F2 (Sebastian et al., 2012).

En la siguiente entrada dedicada a la presbifonía hablaremos de las soluciones que existen actualmente para mejora la calidad de voz de los mayores.

Para saber más…

Inscríbete en nuestro curso sobre la ciencia de la voz en colaboración con la UNED: https://bit.ly/2MJYoXI

Participa en nuestro estudio sobre la voz de los mayores: ievoz.info@gmail.com

Y más…

  • Abaza, M. M., Levy, S., Hawkshaw, M. J., & Sataloff, R. T. (2007). Effects of medications on the voice. Otolaryngologic Clinics of North America, 40(5), 1081-1090.
  • Cobeta, I., Núñez, F., & Fernández, S. (2013). Patología de la Voz. Marge books.
  • Eichhorn, J. T., Kent, R. D., Austin, D., & Vorperian, H. K. (2018). Effects of aging on vocal fundamental frequency and vowel formants in men and women. Journal of Voice, 32(5), 644-e1.
  • Kendall, K. (2007). Presbyphonia: a review. Current opinion in otolaryngology & head and neck surgery, 15(3), 137-140.
  • Sataloff, R. T., Rosen, D. C., Hawkshaw, M., & Spiegel, J. R. (1997). The aging adult voice. Journal of Voice11(2), 156-160.
  • Sebastian, S., Babu, S., Oommen, N. E., & Ballraj, A. (2012). Acoustic measurements of geriatric voice. Journal of Laryngology and Voice, 2(2), 81.

Publicado por Pilar Lirio, noviembre 2018


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.