El sexo de los asistentes (virtuales)

Es ya habitual encontrarnos en los medios de comunicación y las redes sociales noticias sobre asistentes virtuales, esos entes digitales diseñados para hacernos más fácil la interacción con nuestros dispositivos, y que muchos de nosotros solemos usar para hacerles preguntas tontas y reírnos un rato. Algunas de estas noticias nos muestran el avance tecnológico y de calidad de vida que supone disponer de estos asistentes, ahora sí, algo parecidos a los seres humanos, para relacionarnos con las máquinas que nos rodean. Otras, en cambio, nos previenen de los peligros para nuestra privacidad que supone tener a estos agentes ‘escuchándonos’ permanentemente. Para bien o para mal, los nombres de Alexa, Aura, Cortana, Google Assistant o Siri empiezan a sernos familiares, como si de deportistas, cantantes o estrellas de cine se trataran. Bixby quizá no nos suene tanto, pero seguro que lo hará en un futuro bien cercano.

Sin embargo, recientemente surgió en los medios y las redes sociales un nuevo debate sobre estos asistentes virtuales, que, a diferencia de otras ocasiones, ha puesto el foco en un aspecto que hasta ahora no había aparecido en el debate público sobre estas tecnologías, al menos en España. ¿Son machistas estos agentes? La campaña “Voces en igualdad”, promovida por la Confederación Nacional de Mujeres en Igualdad y la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), denuncia que los agentes virtuales, diseñados para servirnos, cumplir todos nuestros deseos y contestar a todas nuestras preguntas de forma dócil y sin una mala respuesta, tienen un perfil claramente femenino, lo que, según sus promotores, perpetúa esquemas y actitudes que en el mundo real fomentan la desigualdad entre mujeres y hombres. ¿Qué hay de cierto en todo esto? Veamos.

La mayoría, ciertamente, tienen nombres de mujeres, reales (Siri es la abreviatura de Sigrid, nombre de mujer usual en Noruega y otros países escandinavos; Aura es también un nombre de mujer que proviene del latín, significa ‘brisa’ y que se usa en español y otras lenguas; Alexa es también nombre de mujer de origen griego, abreviatura de Alexandra, y emparentado con Alexander) o ficticias (Cortana es el nombre de un personaje femenino de un videojuego de Microsoft, Halo). Las explicaciones que se han dado para estos nombres han sido de lo más variopintas: en el caso de Siri, el noruego Dag Kittlaus, uno de sus creadores, explicó hace años que era un nombre que siempre le había gustado para una hija suya, porque remite a ‘victoria’ y ‘belleza’ (incluso tenía el dominio siri.com ya comprado), pero como su primer hijo fue chico decidió emplearlo para su otra creación; en el caso de Alexa, se dice que no fue escogido por los ingenieros de Amazon por ese motivo, sino porque comprobaron que, gracias a que tenía una ‘x’, era difícil que el sistema de reconocimiento automático del agente lo confundiera con otra palabra. Es decir, que hay un poco de todo.

Ciertamente también, algunos de estos sistemas solamente permiten utilizar voces femeninas, al menos en español (Alexa o Cortana, por ejemplo), o bien es la voz por defecto (Siri). Aquí, los desarrolladores (Amazon y Microsoft, concretamente) sí han argumentado sus preferencias por las voces femeninas, aduciendo los resultados de estudios con usuarios que apoyaron el uso de dichas voces. Por desgracia, los resultados de estos estudios nunca se han hecho públicos, por lo que resulta difícil saber si los usuarios expresaron sus preferencias por las voces femeninas en general o por una voz concreta, femenina en este caso, de entre una serie de voces concretas que se les presentaron.

A la izquierda, la Siri estadounidense, Susan Bennet y debajo Cortana, Jen Taylor que presta su voz a la asistente virtual y al personaje de Halo (Fuente: Wikimedia Commons).

 

 

 

 

 

 

¿Hasta qué punto podemos afirmar que estas afirmaciones son ciertas con datos científicos? A la espera de un estudio que nos proporcione datos rigurosos sobre las preferencias de género por parte de los usuarios en los asistentes virtuales, los resultados realizados en ámbitos próximos no parecen ofrecer resultados concluyentes, aunque sí parecen mostrar una cierta tendencia a preferir las voces y los agentes virtuales femeninos, con independencia de la tarea para la que se empleen. Un estudio llevado a cabo sobre las preferencias de género en las voces que utilizaban para comunicarse con su ordenador (Mitchell et al, 2008) mostró una cierta preferencia de los sujetos que participaron por las voces femeninas, tanto naturales como sintéticas. Los resultados de estudios recientes sobre las preferencias de los usuarios en anuncios publicitarios van en contra de la creencia general de que las voces masculinas son más convincentes en publicidad (Rodero et al. 2013, por ejemplo), y muestran incluso en algún caso preferencia por las voces femeninas (Martín et al. 2017). Finalmente, estudios realizados con avatares en agentes virtuales, que analizaron las preferencias por el sexo del avatar en grupos de usuarios masculinos y femeninos, han mostrado resultados un tanto diferentes: en unos casos, los usuarios tendían a escoger avatares de su mismo sexo (Kim y Wei, 2011); en otros, los usuarios femeninos prefirieron agentes masculinos (Baylor y Plant, 2005; Cowell y Stanney, 2005) y en otros los usuarios mostraron una preferencia global por los avatares femeninos, especialmente entre las mujeres (Payne et al., 2012).

Con independencia de estos resultados, lo que parece claro es que los usuarios deberían tener la posibilidad de escoger las voces con las que prefieren interactuar en sus dispositivos, más allá de tendencias generales, y que los asistentes no deberían por qué tener un sesgo de sexo. No hay ningún impedimento, ni tecnológico ni de diseño, para que esto no sea así. Y la buena noticia es que, a pesar de las afirmaciones un tanto tajantes de los promotores de la campaña, los desarrolladores ya han empezado a trabajar en esta dirección: el nombre del asistente de Google, Google Assistant, se escogió precisamente para evitar su identificación con un sexo específico, y criterios semejantes parecen estar detrás de la elección de Bixby como nombre del nuevo asistente de Samsung. Igualmente, la mayoría de los asistentes, salvo los ya mencionados, ofrecen la posibilidad de escoger entre voces femeninas o masculinas, aunque sería un buen avance que se permitiera al usuario del dispositivo, en el momento de su configuración, escoger el sexo de la voz con la que quiera conversar.

Para saber más…

  • Rodero, E., Larrea, O. & Vázquez, M. (2013). Male and Female Voices in Commercials: Analysis of Effectiveness, Adequacy for the Product, Attention and Recall Sex Roles (2013) 68 (5–6), pp 349–362. https://doi.org/10.1007/s11199-012-0247-y
  • Baylor, A. L., z Plant, E. A. (2005). Pedagogical agents as social models for engineering: The influence of agent appearance on female choice. In Looi, C-K., McCalla, G., Bredeweg, B., & Breuker, J. (Eds.). Artificial Intelligence in Education, 125, 65-72

Publicado por Juan María Garrido


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.