¿Existe la lengua del amor?

aParece ser una creencia universalmente establecida que el francés es la lengua del amor. Todo el mundo conoce expresiones como “mon amour” o “je t’aime”, sabe lo que quieren decir aunque no hablen esa u otras lenguas e, incluso, alguna vez las ha empleado de manera cariñosa con su pareja o conquista. ¿Es cierto que existe la lengua del amor? ¿De ser así, cuál sería y por qué? ¿Tienen todas las lenguas del mundo, que son más de 6.000, la misma capacidad seductora que el francés?

¿Os acordáis de esta divertidísima escena de la película “Un pez llamado Wanda” en la que ella se pone como una moto cuando él le habla en italiano? (Fuente: youtube.com)

Es indudable que todos hemos experimentado cómo a veces se nos eriza la piel cuando escuchamos una voz que nos habla en alguna lengua o acento distinto al nuestro. Pero condicionar la atracción sexual a una determinada lengua o acento es una ardua tarea que aún no ha sido acometida con un método experimental adecuado, porque: ¿qué lenguas o acentos serían los evaluados?, ¿qué frases elegir?, ¿cuáles serían las lenguas o acentos nativos de los voluntarios que darían su opinión?, ¿cómo se juzgaría si existe algún tipo de condicionamiento en ellos que los predisponga a favor o en contra?

¿Prefieres los besos con “lengua”?

¿Lengua?, ¿acento?, ¿te gustan? ¿te atraen?Esto es algo que solo puede resolverse preguntando descaradamente y en eso las plataformas digitales han resultado ser las más atrevidas a la hora de preguntar a sus usuarios sobre sus “lenguas o acentos del amor” favoritos. ¿En qué lengua o con qué acento prefieres que te seduzcan?

Si hacemos una búsqueda por Internet, las encuestas y las opiniones abundan. Periódicos digitales, blogs, foros…, todos se han preocupado de este tema en algún momento y los resultados difieren según el tipo de preguntas que hacen. Si se efectúan preguntas parecidas a colectivos parecidos, las respuestas son similares. Pero introduciendo otros colectivos u otras preguntas algo distintas, los resultados pueden ser totalmente diferentes. Esto es uno de los sesgos a la hora de realizar cuestionarios para investigación con humanos. Por ello, hay que tener mucho cuidado a la hora de diseñar las preguntas y elegir tanto al entrevistador como al entrevistado, si queremos respuestas científicamente válidas.

La ventaja de Internet es que en un mundo donde impera la rapidez y lo masivo, la red permite realizar encuestas multitudinarias de manera muy efectiva, aunque con poco o ningún rigor científico, todo hay que decirlo. Como decimos, este tipo de encuestas ofrecen sesgos muestrales que pueden distorsionar la realidad. Seamos realistas, ¿alguna vez te han preguntado si querrías un beso de un hablante de esvano, de nzema o de dyula? Aunque quizás no haya que irse a estas lenguas tan desconocidas. ¿Has visto alguna vez una encuesta que te sugiera si te atrae más el birmano, el rifeño o el camboyano? Si te preguntas qué lengua o acento te seduce más, posiblemente estés pensando en lenguas occidentales como el inglés, el francés, el italiano, el alemán o el español.

Es decir, la localización geográfica del encuestado juega un papel importante, juzgamos lo que tenemos más a mano. También factores sociales o culturales: no puedo pensar en birmano si no he conocido a ningún hablante de esa lengua, en cambio es mucho más posible que conozca a un italiano o a un francés o que haya visto hablar a alguno por la tele o en el supermercado. Pero también son muy importantes los factores personales y emocionales: si he tenido un problema importante con un hablante de inglés, quizás me resulte un poco repelente ese acento para la elección de una posible pareja; en cambio si recuerdo un grato recuerdo de una noche divertida que pasé con un italiano en mis años mozos, quizás sí sea más receptiva a ese acento.

Un ejemplo: la plataforma de aprendizaje de idiomas Babble se ha interesado por las razones por las que sus usuarios eligen una u otra lengua a la hora de aprender una segunda lengua. Unos 14.000 usuarios respondieron a la encuesta. Los resultados revelaron que un 90% aprenderían una lengua por amor. Un 34% opinaron que la lengua más sexy es el francés. Solo en España el porcentaje alcanzó casi el 50% y el 53% en Alemania. Por orden, el francés, el italiano y el español fueron los ganadores. Los menos sexys resultaron ser el chino, el alemán y el ruso.

Otro ejemplo es la encuesta realizada por la plataforma online de la CNN que abre su abanico a muchos más idiomas, pero además, proporciona una información muy divertida a la par que subjetiva: ¿cómo suena esa lengua?. Por ejemplo: del checo dice que suena a conde Drácula y a agente secreto, el francés como una adolescente de 30 años y el español-castellano como un fuera borda sobre un lago de paella.

También se han realizado encuestas sobre los acentos peninsulares. La plataforma Tripadvisor realizó la consulta y el acento canario resultó ser el que levantaba pasiones entre los votantes. En cambio para el periódico ABC el acento madrileño con su punto chulesco encabeza la lista de los preferidos, seguido por el canario calificado como dulce y cariñoso y el gallego con una musicalidad muy característica.

La locutora y actriz de doblaje salvadoreña Jacky Morales imita diferentes acentos. ¿Cuál te parece más sexy? (Fuente: youtube).

Y es que en estas encuestas deberíamos leer entre líneas. No están elaboradas con un método científico, pero podrían suponer un conjunto de indicios muy interesantes para el análisis de un lingüista. En estas encuestas salen a relucir términos sobre los que deberíamos reflexionar. El pasado mes de enero contactó con nosotros Pol Rodellar, de la revista digital Vice para consultarnos sobre los componentes de la voz que la hacen más seductora. Los comentarios de los encuestados por Rodellar son de lo más divertido. Dicen por ejemplo: que el gallego y el canario son melódicos y suaves, que el gallego arrastra las palabras, el asturiano cierra mucho la boca al hablar, la forma de pronunciar la [s] del canario, las entonaciones un poco violentas del vasco que les hace parecer con mucho carácter, el catalán acaba las frases con una entonación un poco ascendente.

Y basándose en cálculos realizados según las preferencias manifestadas sobre voces de actores y actrices por parte de un gran número de encuestados, en 2008, un lingüista de la Universidad de Sheffield, Andrew Linn, y el ingeniero de sonido Shannon Harris crearon la fórmula matemática de la voz perfecta:

PVQ = ([164.2 wpm x 0.48 pbs]Fi) 

donde PVQ es la perfecta cualidad de voz, wpm son las palabras por minuto o ritmo de elocución, pbs son las pausas entre oraciones y Fi es la caída entonativa. No se trata de un estudio científico riguroso, pero indica que prosodia, entonación, fonética, ritmo… términos no tan subjetivos, cuantificables y merecedores de ser analizados de manera más rigurosa ya que siempre aparecen en todas las encuestas realizadas por estos medios.

Hablan los expertos en sexo “oral”

Ponga un lingüista en su vida. Nadie se imaginaría que ellos son los más sorprendentes expertos en sexo “oral”, porque dominan, al menos teóricamente, los parámetros que hacen que una voz resulte sexy o no.

Los numerosos estudios existentes sobre las características de una voz sexy ponen su atención más bien en las características fonatorias que son capaces de erizarnos el vello, de que votemos a uno u otro candidato político o que compremos gustosos un producto. La frecuencia fundamental, la intensidad de la voz, la calidad vibratoria de los pliegues o la cantidad de aire no fonado que pasa a través de ellas. En este mismo blog hemos tratado en varias ocasiones las características de la voz seductora, tanto masculina como femenina (Por ejemplo aquí, aquí, aquí o aquí).

En cambio, en cuanto a un tema tan específico como los acentos, dialectos o lenguas más adecuadas para seducir, casi nada hay al respecto. Es cierto que de manera indirecta se podrían extraer conclusiones muy interesantes para ayudar a plantear experimentos con otro tipo de estudios. La sociolingüística ha estudiado las actitudes que se muestran ante las variaciones lingüísticas (Garret, 2010). Según la Real Academia de la Lengua, actitud es la “disposición de ánimo manifestada de algún modo”. Es decir, la disposición a reaccionar de manera favorable o desfavorable ante algo. Evidentemente dentro de esa tendencia a reaccionar de forma favorable o desfavorable existen factores que se deben tener en cuenta como los estereotipos, las creencias, los hábitos, la cultura, los juicios de valor o las emociones.

Es cierto que no hablamos de seducción o amor, pero está comprobado que una determinada variación lingüística nos puede producir aceptación o rechazo y ese hecho ayudaría a orientar los estudios que se quieran proponer en un futuro puesto que la aceptación o el rechazo es, en cierto modo, una forma de seducción. Y es que, aunque no seamos conscientes, la verdad es que la actitud hacia una variación lingüística determinada condiciona en cierto modo nuestra vida diaria (Garret, 2010).

El departamento de inglés de la Universidad de Estocolmo diseñó un estudio sociolingüístico sobre el acento escocés del actor Sean Connery con motivo de su elección por una encuesta de la BBC en 2004 como el actor con la voz más agradable de entre una selección de celebrities. Sin embargo, el estudio consiste en describir las características lingüísticas del tipo de acento de Connery concluyendo en que se trata de un acento de Edimburgo y proveniente de la clase trabajadora pero con influencias irlandesas (Hill, 2007). De ahí se deduce que este acento británico es uno de los más atractivos, aunque la validez del argumento proviene no del estudio en sí, sino de la encuesta de la BBC, con lo que nos asaltan la dudas sobre si la seductora voz de Bond proviene de su acento o de sus cualidades fonatorias.

Fuente: www.youtube.com

Más específico es un estudio sociolingüístico sobre el acento galés realizado basándose en las opiniones al respecto recogidas en twitter durante 9 meses. El acento galés resultó “sexy” e incluso “caliente” a diferencia de estudios previos en los que dicho acento se consideraba de bajo prestigio y atractivo (Durham, 2016). Vistos los resultados, parece que la actitud de las nuevas generaciones ante el hablante de galés ha cambiado hacia una actitud mucho más favorable que la de épocas pasadas.

Fuente: www.youtube.com

En el mismo sentido, un estudio realizado con hablantes alemanes encontraban más atractivo un texto leído por una voz con acento francés que el mismo texto leído por un nativo alemán (Trouvain Zimmerer, 2017).

Y es que la seducción desde un punto de vista lingüístico cuenta con dos campos de acción importantes. En primer lugar la voz en sí, las características fonatorias que son más o menos universales puesto que se producen en una voz por el hecho de serlo. Son los aspectos fisiológicos de la emisión de la voz, la frecuencia fundamental, el modo de fonar y la resonancia de la voz. Sin embargo, hay que considerar los aspectos intrínsecos a cada lengua: el ritmo, la musicalidad, la entonación y los elementos fonéticos. El modo en que estos patrones afectan a nuestras expresiones biológicas es algo que hasta ahora solo ha comenzado a estudiarse por parte de la sociolingüística.

Pero esto no es todo…

Sorprendentemente un experimento neurocientífico ha demostrado que al aprender el significado de nuevas palabras en otras lenguas activa una zona subcortical cerebral, el cuerpo estriado (Ripollés et al., 2014). Esta zona está relacionada con la motivación y la recompensa, es decir, se activa asimismo al practicar sexo. ¿Pudiera ser que detrás de algo aparentemente tan frívolo como “el idioma del amor” y de dejarnos arrastrar por lenguas y acentos extraños se oculte algo mucho más profundo e incontrolable que depende no de nuestro ser consciente sino del incremento de los niveles de dopamina y de los mecanismos de recompensa de nuestro cerebro?

Lo cierto es que da igual que la llamemos voz sexy, seductora, persuasiva o agradable. En el fondo se trata de aceptación o rechazo, de gusto o de disgusto, de placer o de desagrado, se trata de química, de la droga del amor. Así que, y sabes, tú eliges.

Para saber más:

Publicado por Pilar Lirio, febrero 2019


2 comentarios en “¿Existe la lengua del amor?

  1. Isabel Pichel

    Enhorabuena por este artículo, me parece que retrata muy bien los aspectos fundamentales en relación a la voz en interacción social. En mi trabajo como periodista de radio las conclusiones sirven de orientación para determinar voces más exitosas en la locución ( en función de la región y momento histórico). Ante la pregunta, por qué un locutor o locutora tiene más popularidad para la audiencia, creo que este artículo da con claves a tener en cuenta hoy por hoy. Incluso a la hora de pronosticar que un podcast pueda tener éxito en número de reproducciones.
    También trabajo como vocal coach para rehabilitar voces profesionales. Aspectos socioculturales que yo he acuñado como “voz sociocultural” creo que son pilares fundamentales en el trabajo requerido para activar la motivación y asumir el esfuerzo para cambios actitudinales hacia conductas más saludables en relación a la voz ( sobre todo para su uso profesional mantenimiento calidad de sonido limpio). Nuevamente, en este post encuentro los argumentos que hay que tener presentes en los aprendizajes junto a técnicas de ejecución de voz.
    Sienta las bases de estudios que profundicen en los factores mencionados y cuyas conclusiones puedan mejorar la comunicación de masas, tanto radio como televisión, YouTube, podcast, y demás material audiovisual ( vídeos, tutoriales, cine, documentales,..)
    Gracias por esta publicación!

    Responder
    1. Instituto Español de la Voz Autor

      Hola, Isabel:
      Nos encanta encontrarte de nuevo. Gracias por el comentario y por las felicitaciones. Efectivamente, falta mucho trabajo para descubrir cuáles son las voces más exitosas sin perder bienestar y salud vocal ¡Esperamos que te animes a colaborar!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.