Los sonidos en el embarazo

Se sabe desde hace tiempo ya que los bebés prefieren la voz humana al ruido y que, ante cualquier otra voz, prefieren las voces de sus madres, y esto es así desde el mismo día en que nacen (DeCasper y Fifer, 1980).

Esto se debe a su propia experiencia auditiva intrauterina, ya que a partir del quinto-sexto mes de gestación, cuando se forman los receptores del oído, los bebés comienzan a percibir los estímulos que les están llegando y especialmente son sensibles a los estímulos lingüísticos. Los órganos de la audición son de los pocos completamente maduros al nacer. Es decir, antes de nacer ya llevan varios meses oyendo las voces de sus madres. Pero no solo oyen su voz. ¿Queréis saber qué oyen?, pero sobre todo, ¿cómo lo oyen? Seguid leyendo.

Durante el embarazo, el ambiente intrauterino es muy ruidoso, alcanzando entre los 70 y 90 decibelios (dB). Para que os hagáis una idea una conversación a corta distancia en un ambiente silencioso puede rondar los 40 dB. Todo este ruido proviene de los sonidos biológicos naturales de su propia madre: del latido de su corazón, de la corriente sanguínea a través de las arterias, de la respiración y de los sonidos del aparato digestivo. Además, del propio latido del corazón del bebé. Mucho ruido, ¿no?

En términos de volumen, los sonidos más prominentes provienen de los intestinos, con una tasa de más o menos 5 sonidos intensos de intestinos cada segundo, además de uno menos intenso cada medio segundo. Estos sonidos, más o menos aleatorios, son de baja frecuencia. Los sonidos de baja frecuencia son los que mejor llegan a los oídos del feto, porque la pared abdominal y el fluido amniótico amortiguan los niveles altos de presión del sonido y las altas frecuencias antes de llegar a su oído. Las frecuencias altas se reducen de tal forma que atenúan los niveles de presión del sonido entre 10 y 25 dB. De esta forma el feto no recibe directamente un ruido tan fuerte.

A medida que el abdomen materno va creciendo, y el feto aumenta de tamaño, las paredes intrauterinas filtran más y más energía de las bandas medias y altas del espectro (por encima de los 1000 Hz), pero no de las graves (por debajo de los 500 Hz).

Imagen 1. La imagen de arriba se corresponde con una [a] sostenida con unos 192 Hz de frecuencia fundamental y la de debajo es la misma vocal con un filtro por encima de 500 Hz. A continuación el audio de la vocal con el efecto del filtrado debajo.

Cada vez va oyendo menos el ruido de las vísceras por este filtrado, pero también por la reducción del movimiento al ocupar más espacio el feto y por la ralentización de este movimiento a lo largo del embarazo debido al aumento de la progesterona.

Un dato muy curioso es que cuando la madre está tumbada, las frecuencias altas se reducen sensiblemente, mientras que, si está sentada o de pie, hay más presencia de altas frecuencias como se aprecia en la imagen.

Imagen de Parga et al., (2018)

Todo esto se debe a que existe un efecto de resonancia del sonido en el vientre materno: se amplifica la energía de la frecuencia fundamental, en las zonas bajas del espectro.

Que se atenúen las frecuencias altas y que se potencien las bajas favorece la percepción específica de la voz humana, cuya frecuencia fundamental ronda los 220 Hz (para las mujeres), llegando a 500 Hz en el habla dirigida a los niños. Precisamente las frecuencias que mejor va a oír durante estos meses de gestación. Por eso, es la voz humana, y especialmente la materna, la que va a estar oyendo hasta el final del embarazo de manera potenciada. Lo cual supone sin duda un entrenamiento para el lenguaje, que comienza ya durante este periodo (Reissland et al., 2016), y que hace, por esta experiencia antes de nacer, que ya desde la gestación los bebés prefieran la lengua nativa de sus madres (Minai et al., 2017).

Nota: Esta entrada es un resumen de Parga, J.J., Daland, R., Kesavan, K., Macey, P.M., Zeltzer, L., Harper, R.M. (2018). A description of externally recorded womb sounds in human subjects during gestation. PLoS ONE 13(5): e0197045.

[Para saber más…

  • DeCasper, A.J., & Fifer, W.P. (1980). Of human bonding: Newborns prefer their mother’s voices. Science, 208, 1174-1176.
  • Gerhardt, K.J., Abrams, R.M. (1996). Fetal hearing: Characterization of the stimulus and response. Seminars in Perinatology, 20, 11-20.
  • Minai, U., Gustafson, K., Fiorentino, F., Johnman, A., Sereno, J. (2017). Fetal rhythm-based language discrimination: a biomagnetrometry study. NeuroReport, 28, 561-564.
  • Querleu, D., Renard, X., Versyp, F., Paris-Delrue, L., Creâpin, G. (1988). Fetal Hearing. Euro J of Obs & Gyn & Repro Bio, 29, 191-212.
  • Reissland, N., Francis, B., Buttanshaw, L., Austen, J.M., Reid, V. (2016). Do fetuses move their lips to the sound they hear? An observational feasibility study on auditory stimulation in the womb. Pilot and Feasibility Studies, 14, 1-7.
  • Richards, D.S., Frentzen, B., Gerhardt, K.J., McCann, M.E., Abrams, R.M. (1992). Sounds Levels in the Human Uterus. Obstetrics & Gynecology, 8, 186-190.
  • Vince, M.A., Armitage, S.E., Baldwin, B.A., Toner, J., Moore, B.C.J. (1980). The Sound Environment of the Foetal Science. 208, 1173-1174. ]

Publicado por Nuria Polo


2 comentarios en “Los sonidos en el embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.