Ponga un profesor de canto en su vida

Es indiscutible que vivimos en una época muy difícil de nuestra historia más reciente. No es necesario decir que llevamos casi un año con nuestras vidas seriamente perjudicadas desde que el 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud declaró el estado de pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2. En lo que respecta a la salud y el bienestar, un año después, la situación resulta ser muy grave puesto que existen secuelas derivadas tanto de haber padecido la enfermedad como secuelas psicológicas debidas al confinamiento. Aún se están evaluando las cifras de incidencia de todas las consecuencias que afectan a la salud de la población mundial.

En anteriores entradas de este blog se ha analizado la información existente hasta el momento sobre la influencia que el canto tiene en diferentes aspectos físicos y mentales de las personas. En concreto, se trata de dos entradas que fueron publicadas a mitad de 2017. Desde entonces han ido saliendo muchos otros estudios durante estos casi 4 años y es necesario actualizar esta información, cosa que se realizará próximamente.

A continuación resumiremos algunos de los principales puntos que tratamos en dichas entradas y que podrían contribuir a la salud y al bienestar de las personas en estos duros momentos. Las entradas completas se pueden consultar en los siguientes enlaces:

https://sottovoce.hypotheses.org/category/non-classe/voz-cantada/a-cantar-que-son-dos-dias-primera-parte

https://sottovoce.hypotheses.org/category/non-classe/voz-cantada/a-cantar-que-son-dos-dias-2-a-parte

Por ejemplo, se habló de aspectos psicológicos como el alivio de la sensación de aislamiento, la reducción de los niveles de estrés y de ansiedad, reducción del sentimiento de pena al participar en actividades que distraen al sujeto, mejora el estado de ánimo, reducción de la negatividad, inducción a la calma, a la relajación. Además, la actividad artística ayuda a que no todo en la vida sea trabajar, proporciona desafíos, ayuda a poner metas en la vida,  enriquece el nivel cultural al tener que cantar en diferentes idiomas, entender el lenguaje musical y comprender la poesía de los textos. En suma, desde un punto de vista psicológico, mejora la calidad de vida.

También se explicó que el canto supone una actividad neurológicamente compleja que requiere de los sistemas cognitivos y motores y que genera neuroplasticidad, es decir, que mediante el desarrollo de nuevas redes neuronales se producen cambios morfológicos en el cerebro. Además, con el canto, la neuroquímica del cerebro cambia, puesto que aumenta los niveles de serotonina —la hormona que regula los estados de ánimo, al reducir la agresividad y al regular el ciclo del sueño—, incrementa los niveles de oxitocina —la hormona llamada «del amor» y que a su vez, ayuda a reducir los niveles de cortisol (la hormona del estrés), la ansiedad y la presión arterial— y libera dopamina —que es la hormona del placer y la satisfacción—.

Otro descubrimiento que se comentó fue que el canto fortalece el sistema inmune puesto que se encontraron concentraciones de inmunoglobulina A —proteína del sistema inmune que funciona como anticuerpos— y de hidrocortisona —hormona anti-estrés— durante la práctica del canto.

Y, en cuanto a los efectos físicos, hablamos de que un cantante ha de lograr el completo dominio del sistema respiratorio y que los ejercicios que se practican en el aprendizaje del canto pueden resultar muy útiles para mejorar los problemas respiratorios. En concreto se observó alguna mejoría en el caso de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica —EPOC—. Una mala técnica respiratoria puede derivar en hipotonicidad de la musculatura respiratoria y viceversa. El canto puede ser una actividad de entrenamiento respiratorio muy divertida y agradable.

Pues bien, se hace necesario actualizar hoy la información existente con un proyecto desarrollado por la English National Orchestra y el Imperial College Healthcare, el ENO Breathe.

https://eno.org/eno-breathe/

Este proyecto tiene por objetivo ayudar a personas con secuelas respiratorias post-covid mediante el entrenamiento con técnica de canto y todo vía online. Los cantantes son maestros indiscutibles en el dominio respiratorio. Las técnicas de canto clásicas tienen cientos de años y las no clásicas, décadas de recorrido. Para beneficiarse de los efectos del canto no es necesario saber cantar, no se trata de estudiar técnica para convertirse en cantante profesional sino para conseguir una mejoría o un mantenimiento después de que la medicina haya terminado con el proceso de tratamiento del paciente.

Desde el Instituto Español de la Voz aplaudimos esta iniciativa y queremos contribuir a su difusión porque consideramos que es algo muy interesante e importante que el canto pueda colaborar en el bienestar de la sociedad de manera directa. De hecho, en el Instituto Español de la Voz tenemos abiertos proyectos sobre el canto y la mejora de ciertos problemas de salud que saldrán a la luz próximamente. Así que, teniendo en cuenta que nos encontramos involucrados en la investigación y el estudio de la voz y de todos sus aspectos y que nos preocupa la mejora de nuestro entorno social, recogemos el testigo y animamos a todo aquel que se encuentre afectado, no solo por las secuelas respiratorias post-covid, sino por el resto de problemas emocionales arriba mencionados, que contacte con nosotros y procuraremos estudiar su caso y recomendarle la mejor opción.

Nuestro mail: ievoz.info@gmail.com

¡Mucha salud y animaos a cantar! Ahora es el mejor momento para hacerlo.

Publicado por Pilar Lirio, febrero 2021.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.