¿Me quiere o no me quiere?

Desde el Instituto Español de la Voz hemos dedicado el mes de febrero al amor, porque queremos ayudaros en cuestiones amorosas. ¿Queréis saber si solamente observando su voz podemos averiguar si la persona por la que se nos ha llenado el estómago de mariposas nos corresponde o no? ¿O si nuestra pareja nos es infiel? Seguid leyendo.

Os vamos a intentar explicar los cambios que sufre la voz en las distintas etapas del amor, pero os podéis imaginar que encontrar al amor de vuestra vida a partir de, únicamente, la voz es una tarea muy compleja. En primer lugar, porque la voz depende del estado emocional en el que nos encontremos en ese momento y, en segundo lugar, porque tampoco existe demasiada investigación sobre ello.

Me gustas

En entradas anteriores ya os hemos contado cómo transmitir el amor a través de la voz cantada  o cuáles son las voces consideradas más atractivas por ambos sexos. Así que si queremos conquistar su corazón haremos que nuestras voces sean todo lo atractivas que podamos.

Debemos estar pendientes de los indicios de interés romántico por una cuestión práctica (o evolutiva, si queréis): para evitar perder tiempo y esfuerzo en individuos que no están disponibles, bien porque ya están en otra relación o bien porque simplemente no están interesados en nosotros. Y de la misma forma resulta adaptativo saber emitir las señales adecuadas sobre nuestras propias intenciones.

Efectivamente, algunos estudios demuestran que estas señales también se encuentran en la voz, aunque no somos conscientes de ellas.

Ya se comprobó en los años 70 que las personas modificamos nuestra forma de hablar cuando tenemos un interés sexual en el otro. Tiene todo el sentido que manipulemos nuestras voces para sonar más agradables si queremos causar buena impresión en nuestro interlocutor (Snyder et al., 1977).

Fraccaro y sus colaboradores (2011) descubrieron hace poco que las mujeres hablan con un tono de voz más alto cuando encuentran atractivo a un hombre. Esto se puede deber a los nervios provocados por la situación que nos hace perder el control de la vibración normal de las cuerdas vocales. O que, como os explicábamos aquí,  las mujeres tratan de sonar más femeninas. De la misma forma, cuando a un hombre le gusta una mujer tiende a bajar su tono de voz, ya que se sabe que las mujeres prefieren las voces más graves de los hombres, como también os contábamos aquí.

No obstante, el hecho de que un tono de voz muy alto pueda hacer sonar la voz de la mujer infantil, o incluso desagradable, explica que las mujeres modifiquen otro parámetro y sus voces suenen suaves, sopladas o aéreas, cuando tratan de ser seductoras. Igual que los hombres, cuyas voces demasiado graves pueden resultar agresivas, por lo que también tienden a usar una cualidad de voz suave durante el cortejo.

Así que ya sabéis, si él baja el tono de voz o ella lo sube, tiene interés. Y si cuando estáis juntos vuestras voces suenan aéreas, suaves, estáis en el buen camino.

En este vídeo, a pesar de que es ficción, podéis apreciar el cambio de registro en la voz durante una situación de seducción:

Somos novios

Una vez que hemos conquistado a nuestra media naranja, los primeros estadios del amor romántico se caracterizan por una intensa agitación, con lo que en este caso el perfil vocal se parece al del miedo o al de una gran exaltación: una subida del tono de voz, debida a la contracción muscular (Bänziger y Scherer, 2005). La pasión será la compañera de nuestras vidas y la voz se hará más tensa, más agitada o incluso más brillante.

En este vídeo podéis apreciar la tensión en la voz en medio de una discusión pasional, de nuevo no podemos olvidar que son actores:

Además, este estado de enamoramiento suele traer consigo un habla menos fluida (Guerrero, 1997) o que nuestro discurso suene distraído (Montepare y Vega, 1988). Ay, el amor que nos atonta.

Nos casamos

Pero con el tiempo la cosa cambia y se tranquiliza. Parece que los tonos de voces de las parejas tienden a igualarse. Los hombres tienden a subir su tono de voz cuando hablan con sus parejas femeninas, mientras que las mujeres bajan el suyo cuando hablan con sus parejas masculinas (Farley et al., 2013). Esto se relaciona con la teoría de la acomodación en comunicación (Giles, 2008). De acuerdo con esta teoría, la convergencia en las voces ocurre para adoptar los rasgos vocales del otro como consecuencia de la interacción de la pareja. Esa idea extendida de que las parejas con el tiempo se parecen. Además, en la relación se establece una gran intimidad, la cual se refleja con un tono de voz más bajo (Anolli y Ciceri, 2002) y en lo que os decía más arriba de voces suaves, aéreas, sopladas. Esta cualidad de voz se puede apreciar en el siguiente vídeo de una pareja consolidada (en la ficción también).

En definitiva, hay bastante evidencia que nos demuestra que separamos nuestras voces cuando hablamos con amigos de cuando lo hacemos con nuestras (potenciales) parejas. Parece que cuando hablamos con nuestras parejas sonamos más agradables, seductores, demostrando conexión e intimidad, que cuando hablamos con amigos. Os anunciaba arriba que la manipulación de la cualidad de voz tiene un gran poder adaptativo en nuestra especie para detectar quién está interesado en nosotros e incluso descubrir posibles infidelidades. Estad muy atentos…

[Para saber más…

  • Sobre todo: Farley, S. D., Hughes, S.M., Lafayette, J. 2013. “People will know we are in love: Evidence of differences between vocal samples directed toward lovers and friends”. Journal of Nonverbal Behaviour, 37, 123–138.
  • Anolli, L., Ciceri, R. 1992. La voce delle emozioni. Verso una semiosi della comunicazione vocale non-verbale delle emozioni. Milán: Angeli.
  • Bänziger, T.,  Scherer, K. R. 2005. The role of intonation in emotional expressions. Speech Communication,46, 252–267.
  • Fraccaro, P. J., Jones, B.C., Vukovic, .J, Smith, F.G., Watkins, C.D., Feinberg, D.R., Little, A.C., Debruine, L.M. 2011. “Experimental evidence that women speak in a higher voice pitch to men they find attractive”. Journal of Evolutionary Psychology, 9, 57-67.
  • Giles, H. 2008. Communication accommodation theory. En L. A. Baxter, D. O. Braithewaite, L. A. Baxter, & D. O. Braithewaite (Eds.), Engaging theories in interpersonal communication: Multiple perspectives (pp. 161–173). Thousand Oaks, CA: Sage.
  • Guerrero, L. K. 1997. Nonverbal involvement across interactions with same-sex friends, opposite-sex friends and romantic partners: Consistency or change. Journal of Social and Personal Relationships, 14, 31–58.
  • Montepare, J. M., Vega, C. 1988. Women’s vocal reactions to intimate and casual male friends.  Personality and Social Psychology Bulletin, 14, 103–113.
  • Snyder, M., Tanke, E. D., Berscheid, E. 1977. “Social perception and interpersonal behavior: On the selffulfilling nature of social stereotypes. Journal of Personality and Social Psychology, 35, 656–666.

Publicado por Nuria Polo

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *