Archivo del Autor: Instituto Español de la Voz

La seducción no sicalíptica II: La política

 

Resultado de imagen de politician cartoonEl mes pasado comenzamos a hablar de formas de usar la voz para seducir con fines no eróticos. Hemos elegido hablar de la política porque han sido publicados nuevos estudios y nos ha parecido interesante  actualizar la información.

En el caso de la política, la seducción, la convicción y la persuasión han de conjugarse con otro término muy complejo, el carisma. ¿Qué es el carisma?

Volvemos al diccionario de la RAE que nos dice que el carisma es la capacidad que algunas personas tienen para atraer o fascinar. Una especie de magnetismo personal. El carisma y la seducción son términos muy cercanos que tienen mucho que ver el uno con el otro.

Muchas disciplinas como la sociología, la filosofía, la religión, la política… se han ocupado de lo que configura a una persona carismática. Existe una escala psicológica llamada Multi-dimensional Adjective-based Scale of Charisma Perception (MASCharP) que mide el grado de carisma de un líder según la percepción de su entusiasmo, pasión, empatía, dominancia, fuerza, energía, atractivo, encanto y seducción. Aunque el carisma tiene mucho que ver con la cultura, el estudio de la influencia de la producción vocal en la percepción del carisma es algo relativamente reciente. Por ejemplo, los franceses parecen preferir líderes que tengan frecuencias fundamentales bajas y hagan pausas largas al hablar, mientras que los italianos son justo al contrario (d’Errico et al. 2013).

En otro estudio sobre el carisma y la voz se analizaron las voces de Umberto Bossi, exlíder del partido italiano Lega Nord que sufrió una parálisis parcial de los pliegues vocales debido a un derrame cerebral y Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil que padeció un cáncer de laringe. Tras superar sus enfermedades respectivas, pasaron por rehabilitación vocal. La frecuencia fundamental de ambos bajó y  los oyentes comenzaron a percibir a los políticos como personas sabias y competentes, mientras que antes de la enfermedad se les percibía como entusiastas y enérgicos (Signorello y Demolin, 2017). Otras conclusiones no menos importantes fueron: que los oyentes percibían como más carismática una voz sin ningún tipo de desorden fonatorio.

La voz de Umberto Bossi antes y después del derrame cerebral (Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=zHGx1ku3qy0)

Estos descubrimientos han llamado la atención de los medios y el periódico La Razón con motivo de las elecciones catalanas de diciembre de 2017, nos consultó al Instituto de la Voz sobre la relación entre la voz y la capacidad de persuasión en política. El artículo se titulaba: La voz, el 38% de un candidato. En el  enlace tenéis un resumen del artículo.

Aunque no es la primera vez que abordamos desde el Instituto el asunto de la importancia de la voz para inspirar respeto o liderazgo (pinchad aquí), nuestra conclusión en esta ocasión fue que la mayoría de nuestros políticos suspendían en entrenamiento vocal y que deberían tener en cuenta  muy seriamente este factor tan poco valorado. El mismo biógrafo de Margaret Thatcher relataba cómo el entrenamiento vocal que modificó su frecuencia fundamental pudo contribuir a acelerar su carrera política. Si queréis escuchar los ejemplos del antes y el después de su voz, visitad nuestra entrada (pinchad aquí).

Un estudio de Klofstad, Anderson y Peters de 2012 manipuló las voces femeninas y masculinas en la frase: “I urge you to vote for me this November” para averiguar las preferencias de los posibles votantes basándose solo en las diferencias de frecuencia fundamental. La secuencia alterna voces y tonos: mujer-agudo / mujer-grave / hombre-agudo / hombre-grave. La conclusión fue que los oyentes tanto hombres como mujeres se decantaron por las voces más graves. Lo podéis oír aquí:

2016-09Klofstad_audio.mp3

Así que, si quieres dedicaros a la política, la voz puede ser una desconocida, pero muy valiosa, herramienta a tener en cuenta.

Para saber más:

Publicado por Pilar Lirio, marzo 2018